9.png

Enfermedades Crónicas, mejora del coste-efectividad mediante sistemas TIC

A nivel mundial la esperanza de vida de la población continua aumentando. Para 2020 y por primera vez en la historia, el numero de personas mayores de 60 años superara a la población infantil menor de 5 años, y para 2050 se espera que la población mundial mayor de 60 años pase de los 841 millones a 2 billones de personas según datos de la Organización Mundial de la Salud.

Este incremento de la longevidad, sobre todo en los países considerados del primer mundo, supondrá un aumento en el número de personas con enfermedades crónicas, las cuales acaparan de media del 75% al 85% del gasto sanitario. Además una pobre adherencia al tratamiento en personas que padecen enfermedades crónicas según varios estudios, revela que entre el 29% y el 59% no sigue adecuadamente su tratamiento, perjudicando a su salud y aumentando los costes para el sistema sanitario.

 

Una de las vías que mayor fuerza esta cobrando desde hace ya algunos años es la tecnológica, donde el Big Data, Machine Learning, Wearables o la mHealth están a la orden del día desde el punto de vista de la investigación, aunque todavía en fases tempranas, lo que condiciona que la implementación de las mismas en los sistemas sanitarios se esté retrasando.

 

La mHealth por ejemplo no fue oficialmente considerada por la Unión Europea hasta 2014, cuando la Comisión Europea publicó el Green Paper on mobile health. En él se describe por primera vez por parte de la Unión Europea el potencial de la mHealth:

“mHealth could be one of the tools to tackle these challenges by contributing to a more patient-focused healthcare, and supporting the shift towards prevention while at the same time improving the efficiency of the system”

 

Aspectos como la detección precoz de enfermedades, mejorar la calidad de vida promocionando comportamientos saludables o el ahorro de un 30% del tiempo empleado en acceso y análisis de datos son solo algunas de la mejoras que podría tener el uso de aplicaciones en salud. Un estudio llevado acabo por PwC & GSMA muestra que esta podría ahorrar hasta €99 billones a los sistemas sanitarios en Europa.

 

Además, combinado con lo anterior entra el tema del Big Data, donde The Kinsey Global Institute publicó que existe mucho margen de mejora, pudiendo llegar a ahorrarse con métodos de Big Data hasta €250 mil millones en los sistemas sanitarios públicos europeos y $300 mil millones en en el sistema sanitario de Estados Unidos. Esto podría llegar a ser la base de un Decision Support System a nivel de usuario y profesional sanitario para por un lado personalizar tratamientos y empoderar a las personas, al mismo tiempo que permitiría a los profesionales tener un sistema de apoyo para reducir la variabilidad en la toma de decisiones que tantos costes y problemas genera.

 

 

 

Adrián Gómez CamposEnfermedades Crónicas, mejora del coste-efectividad mediante sistemas TIC

Deja un comentario